sábado, 22 de marzo de 2008

Actualidad: Beto Bubas!


En Japón becaron al argentino que halló el secreto de las orcas de Península de Valdes.
Roberto Bubas vive en la Península de Valdés y se dedica desde hace 15 años al estudio de las orcas. Determinó que los cetáceos de allí atacan con un estilo propio y feroz.

Las orcas en la Península Valdés cazan como no lo hacen en ninguna otra parte del mundo. Se lanzan a toda velocidad sobre la costa y atrapan entre sus fauces a los lobos marinos recién nacidos, un bocado dilecto para los gigantes del océano. Quien descubrió la particular práctica de las ballenas del Chubut es Roberto Bubas, un guardafauna que acaba de recibir 70 mil dólares para continuar investigando la vida de estos mamíferos.

Bubas se relaciona con las orcas como lo hacía el cazador de cocodrilos Steve Irwin, muerto de manera absurda al ser alcanzado por el aguijón de la manta que estudiaba. Pero Bubas las conoce por sus nombres y hasta logró relacionarse con ellas por medio de una terapia musical: les toca la armónica y ellas les permiten nadar a su lado. Él dice que las asesinas del mar patagónico lo adoran.

Tras 15 años de investigación y convivencia con las orcas el trabajo del guardafauna fue ponderado por empresarios japoneses que le adjudicaron una beca de 70 mil dólares para continuar con los estudios.“Fue una sorpresa. Mi proyecto es chico en comparación a otras propuestas internacionales”, dijo a Crítica de la Argentina. Entre miles de investigadores que aplicaron para conseguir el apoyo financiero de la Corporación Mitsubishi (un holding de más de 400 empresas del Japón) estaba el suyo.

La particularidad de las orcas en Península Valdés es que allí cazan con la técnica de varamiento: un espectáculo indescriptible en el que las orcas sacan casi todo su cuerpo del agua para acercarse a la playa y capturar a sus presas.

Con el dinero de la beca el investigador adquirió una camioneta 4x4, un telescopio para la observación del descanso de las orcas y una computadora. También diseñó un catálogo que distribuirá de forma gratuita para contribuir a la divulgación científica. El chubutense invirtió 5 mil dólares para montar una exhibición en el Centro de Interpretación que hay en la entrada a la Península, con material audiovisual. Si bien tiene asistentes voluntarios, suele trabajar solo. "Difundir esto es muy importante ya que esta técnica no es instintiva. Es algo aprendido, cultural, de las orcas de Chubut. Es único en el mundo", explica Bubas.

LINKS:


*Enhorabuena a Beto, pues por fin su labor recibe reconocimiento. Creo que todos aquellos que tuvimos la oportunidad de conocerte jamás olvidaremos lo que aprendimos de tí y lo que nos hiciste vivir al compartir con nosotros todos aquellos secretos acerca de las orcas. Gracias Beto!