jueves, 31 de julio de 2008

Actualidad: el gobierno japonés engaña a la CBI!

El Gobierno Japonés incapaz de cuantificar el volumen de carne de ballena en venta.
Expertos de IFAW, durante la reunión anual de la CBO han puesto en evidencia que probablemente Japón haya capturado más rorcuales comunes (Balaenoptera physalus) de los que el Gobierno había informado.
Un nuevo informe del Comité Científico de la CBI parece confirmar las advertencias de investigadores y conservacionistas internacionales, sobre el hecho de que Japón está ocultando el verdadero número de ballenas que capturan cada año. "El Gobierno japonés es incapaz de regular la venta de carne de ballena en el país", dijo Naoko Funahashi, Director de IFAW-Japón y co-autor del informe. "Los estudios de DNA prueban que se han vendido más rorcuales comunes en Japón, de los que el Gobierno admite haber matado".
El equipo investigador, liderado por el Dr. Scott Baker de la Universidad Estatal de Oregon analizó el DNA de 99 productos cárnicos derivados de ballena adquiridos en los mercados japoneses desde 2006, pudiendo identificar hasta 6 especies distintas de ballena, incluyendo a los rorcuales comunes.
Este estudió empleó métodos similares a los estudios forenses genéticos humanos, para identificar productos en venta procedentes de un total de 15 individuos distintos durante 2006 y 2007. Sin embargo, el Gobierno Japonés había declarado la captura de sólo 13 individuos de esta especie en este periodo.
Los datos oficiales de ballenas enmalladas y muertas en artes de pesca no parecen contribuir en la disponibilidad adicional de carne de rorcual común en el mercado.
A pesar de que el Gobierno de Jápón manifiesta tener datos de DNA de cada ballena capturada, rehusa compartir esta información. Después de considerar el nuevo informe de estos estudios en el mercado, el Comité Científico instó a Japón a proveer de dicha información para detectar cualquier captura ilegal, irregular o clandestina.

Estudios previos de DNA habían indicado que una variedad de especies protegidas son vendidas en Japón bajo el nombre de productos obtenidos por "captura científica y captura incidental".
"El Gobierno japonés afirma que puede regular la caza ballenera y el comercio de estos productos. En verdad, son incapaces de regular ninguna de estas actividades", dijo Patrick Ramage, Director del Programa de Cetáceos de IFAW. "Ahora, el mismo gobierno apela al compromiso de la ICB mientras se niega a compartir la información. Acabar con la pantomima de la caza científica podría ser un gran paso en ambos sentidos".
El programa ballenero Japonés ha sido criticado mundialmente como una operación comercial encubierta bajo el velo de la ciencia. Actualmente explota un vacío en las regulaciones de la CBI, que permite la investigación letal.
La CBI, en numerosas ocasiones ha instado a Japón a acabar con su programa de captura, argumentando que no tiene relevancia alguna para los objetivos de conservación de los cetáceos.
LINKS: